lunes, 25 de febrero de 2013

En un articulo aparecido  el 24 de febrero de 2013 como NEJM ALERT / February 24-25th 2013 y que coincide con la presentación de un meeting del American Academy of Allergy, Astma and Inmunology.
Realizado en España por Ramon Estruch y colaboradores del grupo PREDIMED Study Investigators.
Estos autores condujeron un ensayo randomizado de este patrón de dieta para la prevención primaria de eventos cardiovasculares.
Métodos:
En un estudio multicéntrico realizado en España, fueron asignados en forma randomizada  participantes quienes estuvieran en alto riesgo cardiovascular, pero no con enfermedad cardiovascular al momento de su ingreso a una de tres dietas, una dieta Mediterranea  suplementada con aceite de oliva extravirgen, una dieta Mediterránea suplementada con frutos secos mixtos (nueces ,avellanas, almendras, pistachos,manies, etc) o una dieta de control (aconsejándole reducir las grasas de la dieta). Los participantes recibieron sesiones educativas individuales y de grupo  cada cuatro meses y, dependiendo del grupo asignado, provisiones de aceite extra virgen,  frutos secos, o pequeños regalos de comida no grasa.. El el punto final primario, fue el promedio de eventos cardiovasculares mayores (infarto cardíaco, ACV o muerte por causas cardiovasculares ). En la base de los resultados de un análisis interino, el ensayo fue detenido después deun seguimiento medio de de 4.8 años
Resultados.
Un total de 7447 personas fueron enroladas Edad promedio de de 55 a 80 años); 57% fueron mujeres:. Los dos grupos de Dieta Mediterránea tuvieron una buena adherencia a loa intervención. de acuerdo a sus reportes personales de ingesta y análisis de biomarcadores.. Un punto final primario ocurrió en 288 participantes: Los ajustes multivariables promedios de riesgo fueron 0.70 (95 de intervalo de confidencia (CI) ,0.54 a 0.92) y 0.72 (95 CI, 0.54 a 0.96)  para el grupo asignado a la dieta mediterránea con aceite extra virgen (96 eventos)  y al grupo de dieta mediterránea con frutos secos (83 eventos) respectivamente versus el grupo control (109 eventos). No hubo efectos adversos por las dietas en si mismas
Conclusiones
Entre personas con alto riesgo cardiovascular, una Dieta Mediterránea suplementada con aceite de oliva extra virgen o frutos secos redujo la incidencia de eventos cardiovasculares mayores.